Cuidado de mascotas

Consejos para el cuidado del gato anciano

Consejos para el cuidado del gato anciano

Todos los cuerpos cambian con la edad, y los cuerpos de nuestros gatos no son una excepción. Los gatos ancianos requieren algún tipo de atención especializada, ya sea desde una perspectiva física o emocional. Idealmente, el cuidado del gato anciano debería centrarse en implementar medidas preventivas de salud para ayudar a su gato a vivir más tiempo y con mayor comodidad. Ser proactivo sobre la salud de su gato geriátrico puede ayudarlo a detectar enfermedades y problemas de salud en las primeras etapas, lo que mejora en gran medida el resultado.

Cómo cuidar a tu gato geriátrico

El cuidado del gato anciano debe incluir visitas regulares a su veterinario. Su gato puede estar en riesgo de varios problemas médicos a medida que envejece, por lo que necesita exámenes periódicos para mantenerse saludable. Algunas de las enfermedades más comunes que se sabe que afectan a los gatos mayores incluyen enfermedades dentales, enfermedades renales, hipertiroidismo, diabetes mellitus y, desafortunadamente, diferentes tipos de cáncer. Para obtener más información sobre los trastornos de salud comunes en los gatos mayores, consulte este artículo adicional.

A medida que su gato envejece, también pueden perder peso. Esto puede ser parte del proceso normal de envejecimiento, aunque también puede ser un signo de un problema médico como cáncer, insuficiencia renal, hipertiroidismo u otra afección de salud. Los cambios en el peso pueden ser el primer signo de enfermedad, así que no te arriesgues con tu gato geriátrico y llévalos a ver al veterinario tan pronto como creas que algo podría salir mal.

Su veterinario lo ayudará a comprender mejor cómo brindar cuidados a los gatos ancianos a su compañero peludo. La mayoría de los veterinarios recomiendan llevar a su gato geriátrico para chequeos adicionales, al menos una vez cada seis meses y, en algunos casos, con mayor frecuencia. Durante estas visitas, puede controlar la audición y la vista de su gato ya que, como los humanos que envejecen, su gato mayor puede desarrollar cataratas y glaucoma. Su gato mayor también puede desarrollar pérdida auditiva. Tu gato puede tener problemas de audición o de vista si parecen sorprendidos cuando te acercas, te topas con cosas o no vienen cuando las llamas.

Cuidado y nutrición para gatos mayores

El cuidado de los gatos mayores también incluye una buena nutrición. El metabolismo se ralentiza con la edad, por lo que su gato mayor requerirá menos calorías diarias de las que necesitaban como gatitos. El mejor tipo de alimento para alimentar a un gato geriátrico depende de sus propios problemas de salud específicos o requisitos nutricionales, según lo establecido por un veterinario. Muchos de los alimentos ideales para gatos mayores son más bajos en proteínas, sodio y fósforo para ayudar a sus corazones y riñones a envejecer, y son ricos en ciertas vitaminas para ayudar a aumentar la inmunidad y la salud en general.

Obesidad del gato geriátrico: una epidemia creciente

En 2016, el 58.9% de los gatos fueron clasificados como clínicamente obesos o con sobrepeso.

Mantener activo a tu gato mayor puede ser un desafío, especialmente si tiene problemas de salud crónicos que afectan su movilidad. Anímelos a hacer ejercicio todos los días para mantener su tono muscular, mantener saludables sus sistemas cardiovascular y digestivo y mejorar su estado de ánimo.

Si su enfoque para el cuidado de gatos mayores no incluye ejercicio regular, su gato correrá el riesgo de volverse obeso. La obesidad es un problema de salud crítico y debe tomarse en serio. Está directamente relacionado con la disminución de la longevidad y puede contribuir a otros problemas como la diabetes y la artritis. Según la Encuesta de mascotas de la Organización de Obesidad de Mascotas 2018, alrededor de 56 millones de gatos tienen sobrepeso u obesidad, lo que representa casi el 60% de la población de gatos en los Estados Unidos.

Las causas principales de la obesidad son comer en exceso y falta de ejercicio. Tan poco como una ingesta adicional del 1% en calorías diarias puede resultar en un aumento del 25% sobre el peso corporal ideal para la mediana edad. La mayoría de los dueños de gatos no reconocen que sus gatos tienen sobrepeso hasta que los llevan al veterinario por otra razón.

Como regla general, a los gatos no les gusta el cambio, y esto es especialmente cierto para los gatos mayores. Un gato geriátrico se puede configurar de su manera, pero hay formas en que puede trabajar en una rutina especializada de cuidado de gatos ancianos para ellos:

  • Siga un horario y mantenga el mismo horario de alimentación todos los días.
  • Intenta mantener el estrés al mínimo. El estrés puede debilitar el sistema inmunitario de tu gato y hacerlo más susceptible a la enfermedad. Intente limitar los grandes cambios en la rutina diaria, los horarios o el entorno para evitar el estrés excesivo para su gato geriátrico.

Aunque puede ser más trabajo cuidar a un gato que envejece, el amor y los abrazos adicionales que recibirá como resultado hacen que todo valga la pena.

Ver el vídeo: Gato Viejo Como Tratarlo (Agosto 2020).