Salud de las mascotas

Una guía para la diabetes del gato

Una guía para la diabetes del gato

¿Has notado un cambio en la personalidad o el comportamiento de tu gato? ¿Su mascota una vez juguetona abandonó su energía traviesa en favor de un lugar cálido en el sofá o aumentó su consumo de agua a un ritmo alarmante? Si es así, su fiel compañero puede estar sufriendo de diabetes felina, una afección que afecta aproximadamente a 1 de cada 230 gatos y puede ser común entre las mascotas que envejecen y las que tienen problemas de peso y dieta.

Tipos de diabetes en gatos

Conocida en la comunidad médica como diabetes mellitus (DM), la diabetes del gato tiene dos tipos comunes, los cuales pueden tener diferentes causas, síntomas y regímenes de tratamiento. La diabetes tipo 1 ocurre debido a la falta de producción de insulina, frecuentemente asociada con daño al páncreas. La diabetes tipo 2 se refiere a la incapacidad de un gato para responder a la insulina, comúnmente causada por el exceso de peso o una dieta desequilibrada. Este tipo de diabetes es más común en gatos con sobrepeso y solo en interiores.

A diferencia de la diabetes tipo 1 en gatos, los pacientes con tipo 2 no solo son tratados con inyecciones de insulina, sino también con el control de la dieta, el ejercicio y otros métodos de control de peso. También es posible que la enfermedad de su gato sea transitoria, lo que significa que, con ciclos de inyecciones de insulina y un cambio significativo en la dieta, su mascota ya no puede ser diabética. Esto a menudo fluctuará y lo importante es que de cualquier manera, su gato necesitará tratamiento y monitoreo de su diabetes con su veterinario.

El primer paso en el tratamiento de la diabetes es diagnosticar la enfermedad y determinar la raíz del problema.

Posibles signos de diabetes en gatos

Algunos de los signos más comunes de diabetes del gato incluyen:

  • Aumento de la frecuencia de micción y grandes cantidades de orina en la caja de arena
  • Aumento de la sed y / o apetito.
  • Obesidad
  • Mala condición física, incluido un pelaje grasiento
  • Lentitud
  • Debilidad, especialmente en las patas traseras.
  • Pérdida de peso, a pesar del apetito normal o aumento del apetito.

Diagnóstico de diabetes en gatos

Cuando llegue el momento de que su veterinario diagnostique la enfermedad de su gato, puede implementar cualquiera de las pruebas que se detallan a continuación para determinar la causa subyacente del nivel elevado de azúcar en la sangre de su mascota.

  • Análisis bioquímico de la sangre y hemograma completo (CBC).
  • Ultrasonido abdominal, si se sospecha inflamación del páncreas.
  • Análisis bioquímico en suero para determinar la concentración de glucosa en sangre y excluir otras causas potenciales relacionadas con los síntomas de su mascota.
  • Análisis de orina para verificar si hay rastros de glucosa, cetonas y signos de infección del tracto urinario.
  • Control de cetonas en orina y suero
  • Paneles electrolíticos en serie para controlar la respuesta de su gato al tratamiento.
  • Control de peso

Opciones de tratamiento de diabetes para gatos

Dado que cada gato tendrá un conjunto único de síntomas, las opciones de tratamiento variarán según las necesidades de su mascota y el plan de tratamiento específico descrito por su veterinario. Antes de tomar cualquier curso de acción por su cuenta, asegúrese de consultar al veterinario de su gato, confirmar que padecen diabetes y prestar atención a sus consejos sobre el tratamiento farmacológico, el ejercicio y la dieta.

Inyecciones de insulina y medicamentos orales.

Por lo general, los gatos necesitarán dos inyecciones diarias de insulina, según su tamaño y la gravedad de su afección. Las inyecciones se administran debajo de la piel con una aguja pequeña y pueden realizarse en la privacidad de su propio hogar, es decir, una vez que reciba la aprobación del veterinario y su gato se acostumbre al proceso. Los agentes hipoglucemiantes orales también se pueden administrar si el páncreas de su gato todavía no produce insulina, pero son menos efectivos que las inyecciones de insulina.

Control de peso

Una dieta nutritiva (preferiblemente alta en proteínas y baja en carbohidratos) y una cantidad adecuada de ejercicio pueden ayudar en el control de la diabetes tipo 2 en los gatos. Los alimentos especializados también pueden ayudar a mantener bajo control el recuento diario de calorías de su mascota, junto con análisis de sangre y orina para controlar su estado.

Asegurarse de que los niveles de glucosa en sangre sean seguros es su mejor opción para evitar la cetoacidosis diabética, pero las visitas y la hospitalización pueden convertirse en una gran responsabilidad financiera. La única forma de reducir costos cuando se trata la diabetes felina es el monitoreo atento en el hogar, la comunicación con su veterinario, la atención preventiva y evitar la hospitalización manteniendo sano a su gato diabético ... Considere comprar un seguro para mascotas, ya que la mayoría de los planes mensuales le pueden ahorrar cientos de dólares. y cubrir los costos asociados con la diabetes a largo plazo.

Abordando la diabetes de tu gato con el sitio

Sabemos que puede parecer desalentador contraer diabetes felina, pero estamos aquí para ayudar. Entre su veterinario y nuestro archivo en línea de artículos para gatos, podrá encontrar toda la ayuda que necesita para combatir la condición de su mascota.

Consejos del sitio para administrar su gato diabético recién diagnosticado