Primeros auxilios para perros

Toxinas inhaladas (monóxido de carbono y humo) en perros

Toxinas inhaladas (monóxido de carbono y humo) en perros

Descripción general de la inhalación de humo y la toxicidad del monóxido de carbono en perros

Los perros pueden ser envenenados de varias maneras. Además de ingerir sustancias tóxicas, pueden inhalar toxinas presentes en el aire. Las toxinas inhaladas más comunes son el monóxido de carbono y el humo de los incendios.

Toxicidad por monóxido de carbono en perros

El monóxido de carbono generalmente se asocia con el confinamiento en un vehículo en funcionamiento, pero también puede ocurrir en un hogar con ventilación inadecuada y hornos defectuosos. Si sospecha que su mascota ha estado expuesta al monóxido de carbono, retírela de la escena y colóquela en un área con aire fresco. Póngase en contacto con su veterinario o centro de emergencias local para obtener más instrucciones.

Para obtener más información, haga clic en Intoxicación por monóxido de carbono.

Inhalación de humo en perros

La inhalación de humo es otra toxina inhalada común. El humo puede crear daños significativos dentro de las vías respiratorias. Las mascotas, así como las personas, pueden sucumbir rápidamente a los efectos de la inhalación de humo. Si su mascota está expuesta al humo, retírela inmediatamente del área. Permitir su acceso al aire fresco. Si hay oxígeno disponible, ofrézcalo con una máscara facial. Póngase en contacto con su veterinario o centro de emergencia local de inmediato. Su mascota requerirá tratamiento médico adicional para un resultado exitoso.

Para obtener más información, haga clic en Inhalación de humo.